Seguimiento en Institutos

Centrándonos en la importancia de los Centros Educativos a los que asisten los menores como factor del proceso de socialización, los institutos de la localidad de Manzanares, por medio de la Educadora Social de estos y en coordinación con la coordinadora y educadoras del programa Empu-g, se lleva a cabo un seguimiento de todos los adolescentes que asisten con normalidad a los grupos con los que se trabajan los lunes y miércoles por la tarde, pudiendo incidir en la disminución de los factores de riesgo, bien con el trabajo grupal o individual, si lo requiere el caso. Además la educadora social de los Centros Educativos puede derivar directamente a adolescentes que no asistan al proyecto Empu-g (actividades educativas grupales) para que se trabaje con los menores desde el programa que se ajuste a las necesidades del momento. Los programas que se van a llevar a cabo en la localidad son:

- Atención a adolescentes expulsados: en los casos donde el adolescente es expulsado reiteradamente, los Centros Educativos podrán derivar al menor en el periodo de expulsión del joven aportándole una atención individualizada y de equipamiento para afrontar con mayor éxito su integración y convivencia en el medio escolar, centrándonos en el motivo de su expulsión.

- Acompañamiento +16 y orientación sociolaboral formativa: dos programas simultáneos que se centranayuda en el Area sociolaboral de los jóvenes. Los centros educativos podrán derivar a adolescentes que tengan entre 16 y 19 años para ser orientados, asesorados y capacitados para mejorar la calidad de la formación y la educación del mismo, promocionando en los jóvenes más vulnerables alternativas de formación profesional, primer empleo y autoempleo, evitando el fracaso escolar y la carencia de alternativas laborales.

- Intervención individual propiamente dicha: Dar una respuesta más personalizada a las necesidades e intereses que muestre el adolescente en ese momento.

**** En todas las derivaciones del Centro educativo se tendrá en cuenta a la familia del menor, implicándola en los aspectos que se consideren más relevantes para la mejora de los factores de protección del adolescente.